Luis Wittgenstein (1889-1951)

Luis Wittgenstein (1889-1951). Primer momento: El atomismo lógico y los hechos atómicos. Segundo momento: Positivismo terapéutico (Escuelas de Cambridge y Oxford).

Luis Wittgenstein (1889-1951)

De acuerdo a Russell, hay dos Wittgenstein entre los que aparece una notable ruptura. El denominador común sea el interés por el lenguaje.

Durante el primer período, el autor influirá notablemente en el Círculo de Viena (al que en realidad, nunca perteneció). En el segundo momento, será seguido por las escuelas de Cambridge y Oxford.

Respecto al atomismo lógico, se considera que este ha sido obra conjunta de Wittgenstein y Russell, aunque el acuerdo entre ambos no es absoluto.

La lógica atomista supone que el mundo se compone de entidades independientes y aisladas, que pueden ser conocidas sin referencia al resto del universo, directamente en sí mismas. La idea básica del atomismo lógico es que el mundo posee la estructura de la lógica matemática.

Primer momento: El atomismo lógico y los hechos atómicos

Para este marco teórico, el mundo se compone de átomos lógicos o elementos primarios en base a los cuales se construye el mundo. Pero esto no es suficiente para caracterizar el mundo, éste es más bien un conjunto de "hechos atómicos", o un conjunto de sucesos también aislados e independientes y no de "objetos" y "cosas". Estoy no quiere decir que no haya "cosas" (compuestas de "átomos lógicos") pero, en sentido estricto, el mundo lo componen únicamente los hechos que suceden con o a esas cosas: como por ejemplo "esto es rojo" o "está nevando".

Wittgenstein desarrollará en Tractatus, la visión más acabada de la cuestión, puntualizamos a modo de síntesis:

El mundo es todo lo que acontece

  • El mundo es la totalidad de los hechos, no de las cosas

  • El mundo está determinado por los hechos y por ser todos los hechos

  • Porque la totalidad de los hechos determina lo que sucede y también lo que no sucede

  • Los hechos en el espacio lógico son el mundo

  • Cualquier cosa puede suceder o no suceder y todo el resto sigue igual

Lo que acaece, el hecho, es la existencia de los hechos atómicos

El hecho atómico es la combinación de los objetos (entidades, cosas)

Es esencial a la cosa poder ser parte constitutiva de un hecho atómico

Cada cosa está en un espacio de posibles hechos atómicos. Puede pensarse ese espacio como vacío más no es posible pensar la cosa sin el espacio

El objeto es simple

Los objetos forman la substancia del mundo, por eso no pueden ser compuestos

Lo fijo, lo existen y el objeto son uno

El objeto es lo fijo, lo existente. Lo variable es la configuración.

La totalidad de los objetos existentes es el mundo

La teoría figurativa

A cada hecho atómico corresponde, en el lenguaje, una proposición atómica que es "verdadera" según se corresponde con el hecho en cuestión. Según Russell, la proposición lógica es un "símbolo" del hecho y existe una "cierta identidad fundamental de estructura" entre ambos. Wittgenstein expone en su Tractatus, esta correspondencia mundo-lenguaje mediate la teoría figurativa del mundo:

Nosotros nos hacemos figuras de los hechos

La figura presenta los estados de las cosas en el espacio lógico, la existencia y no existencia de los hechos atómicos.

La figura es un modelo de la realidad.

A los objetos corresponden en la figura los elementos de la figura.

Los elementos de la figura están en la figura en lugar de los objetos.

La figura consiste en esto: que sus elementos estén combinados uno respecto a otros de un modo determinado.

La figura es un hecho.

Que los elementos de la figura estén combinados unos respecto de otros de un modo determinado representa que las cosas estén combinadas también unas respeto a otras. A esta conexión de los elementos de la figura se llama estructura y a su posibilidad, su forma de figuración.

La relación figurativa consiste en la coordinación de los elementos de la figura y de las cosas.

Lo que la figura debe tener en común con la realidad para poder figurarla a su modo y manera es su forma de figuración.

Toda figura es una figura lógica (aunque no toda figura es espacial): la figura lógica puede figurar al mundo.

La figura lógica de los hechos es el pensamiento

Que un hecho atómico sea pensable significa que nosotros podemos figurárnoslo

La totalidad de los pensamientos es la figura del mundo.

En suma, la teoría figurativa afirma que una proposición es una "figura" o, en otras palabras, una representación de un hecho, porque existe isoformismo entre proposición y hecho: poseen la misma estructura y el mismo tipo de relación entre sus términos.

Las consecuencias de esta perspectiva teórica son que el atomismo lógico hace legítimo el análisis. En una lógica de tipo monista, cualquier análisis es una suerte de falseamiento de lar realidad en donde solo la síntesis resulta legítima. El análisis presenta una doble dimensión:

  1. Es un análisis de los hechos, en tanto permite descubrir sus útimos (y reales) componentes, los átomos lógicos

  2. El análisis de las proposiciones, como proposiciones moleculares, atómicas

Lo característico del atomismo lógico es que defiende el isomorfismo de hechos-proposiciones, por lo que propone que el análisis se realice sobre las proposiciones y no sobre los hechos ya que éstas son más fáciles de aprehender que los mismos hechos. El isoformismo garantiza la identidad entre ambos.

El atomismo lógico considera únicamente como guía para la comprensión del mundo el lenguaje perfecto de la lógica. De aquí, el rechazo a a metafísica en tanto sus cuestiones no pueden ser traducidas en lenguaje lógico ya que no se refieren a los hechos sino a problemas indescibles, sobre lo cual, nada puede hacerse mejor que callar: Todo aquello que puede ser dicho, puede decirse con claridad; y sobre lo que no se puede hablar, mejor es callarse. Wittgenstein

Segundo momento: Positivismo terapéutico (Escuelas de Cambridge y Oxford)

En esta etapa del pensamiento de Wittgenstein, desaparece toda la concepción desarrollada en el pasado. El lenguaje deja de ser "figura" de los hechos y se admite que hay pluralidad de lenguajes, cada uno de los cuales es una forma de relacionarse con el mundo. El mismo lenguaje, parece tener su propia vida: constantemente aparece lenguajes nuevos y otros caen en desuso. Pero lo fundamental es que el leguaje es una actividad y solo existe su uso: cada lenguaje es un juego lingüístico diferente.

La pluralidad de lenguajes, escapa a cualquier intento sistematizador, de manera tal, por ejemplo, que el significado de un término no puede ser establecido sino atendiendo a su uso. De allí, dirá Wittgenstein que la función de la filosofía deberá reducirse a:

  1. Una función descriptiva y no normativa del lenguaje

  2. Una función terapeútica del lenguaje en su ilegítimo uso metafísico. Considera Wittgenstein que el pensamiento metafísico es una suerte de enfermedad que desvía el uso nrmal del leguaje, de manera tal que es necesario "curar" estas desviaciones. Por ejemplo, cuando los filósofos usan términos como "saber", "yo", "naturaleza", con el objeto de captar la esencia de las cosas, deberían preguntarse si esas palabras tienen realmente sentido en el lenguaje ordinario. En este sentido, el autor otorga absoluta prioridad al uso ordinario del lenguaje y considera que precisamente el vicio de la metafísica es descontextualizar esas palabras y pretender darles "otro" significado.

Las escuelas de Cambridge y Oxford

Las dos dimensiones que Wittgenstein indicó para la filosofía fueron recogidas por numerosos seguidos. La escuela de Cambridge, representada por Juan Wisdom, se dedicó al análisis terapéutico y la de Oxford, que cuenta entres sus exponentes a Ryle, Austin y Strawson, entre otros, se orientó hacia la función descriptiva o análisis del uso ordinario del lenguaje.